Globered
Consigue tu propia pgina web
  • Buscar contenidos
  • Buscar usuarios
0 0 0

VOLCN SAN CRISTOBAL.

Por: OSIRISMELISA | Creado: 09/07/2015 16:17 |

0 0 0

VOLCAN SAN CRISTOBAL.

Por: OSIRISMELISA | Creado: 09/07/2015 16:12 |

0 0 0

NARRATIVA DE LA LEYENDA DEL CRISTO DE LA IGLESIA DE SANTA ANA.

RELIGIOSIDAD CHINANDEGANA

Por: OSIRISMELISA | Creado: 30/06/2012 02:52 |

Reproducimos la parte interesante y de relativa autenticidad del artículo del señor A. Tijerino Morales.
Brilla como el tesoro m á s grande que tiene esta ciudad el que se guarda con gran veneración entre las frías y legendarias paredes del templo de Nues- tra Señora Santa Ana. Este tesoro de incalculable valor, más significativo que el oro y las piedras preciosas, mantiene el fuego sagrado de la fe cristiana.
Se trata de una escultura antigua, que representa al Cristo Yacente, que todos los años es sacado en procesión los Viernes Santos. No parece que manos profanas hayan tallado esta soberbia imagen.
Hay algo extraordinario y sobre natural en su rostro perfecto y doloroso.
Este Cristo no sólo conmueve, sino que subyuga, y los ojos humanos no pueden apartarse de su divina faz y de su cuerpo enjuto y sangriento. Todos sus detalles, todas sus líneas denuncian que una mano dirigida por la Providencia lo formó. Han pasado varias generaciones y este Cristo se conserva como acabado de salir de las privilegiadas manos de su autor. Alrededor de este Cristo hay una historia, una admirable leyenda, que embarga nuestro espíritu de piedad y temor.
Según la tradición, esta imagen donde el arte se prodigó a por entero tiene más allá de doscientos años. Los fieles la veneran con doloroso entusiasmo y pasan las horas del Viernes Santo en muda contemplación.
Vivamente emocionados tratamos de inquirir sobre el portento, que según se afirma, se realizó cuando esta obra fue consumada. Y como los archivos de la Parroquia y Municipio fueron quemados en la última guerra fratricida que nos dejó en la desolación más espantosa, tuvimos que apelar a las veraces fuentes de la tradición.
Existe aquí un anciano de setenticinco años de edad, que responde al nombre de Lizandro Meza, y éste cuenta que su madre llamada Jesús, le refería que su abuelo Gabriel Palavicini, permanecía con su hijo Hermenegildo del propio apellido en las crudas montañas de El Realejo, hoy Las Lajas.
Su hijo Hermenegildo solía venir al poblado en busca de alimentos y otros menesteres y contaba a sus familiares, que su papá Gabriel estaba bueno, y que como era escultor estaba trabajando en un lugar muy oculto un Cristo acostado que obsequiaría a la iglesia colonial de Nuestra Señora Santa Ana. Pasaba el tiempo y Gabriel trabajaba con las debidas precauciones en la agricultura y los días viernes de cada semana se internaba en la montaña y trabajaba con entusiasmó y con delirio en su preciosa obra, la que mantenía cuidadosamente sobre un lecho de hojas verdes.. .
Llega por fin el suspirado día, y la imagen en que Gabriel había puesto toda su inspiración y su arte, está terminada. Fue un 25 de marzo cuando los rayos del sol de la mañana violaban la selva e iluminaban el amoratado y entristecido rostro del Cristo esculpido por Gabriel.
Estaba en su lecho de hojas verdes, con sus ojos apagados, como un ser humano que después de torturado acaba de espirar. Su semblante inspira miedo, compasión. De sus divinos labios, de su radiosa frente, de su costado, de sus pies y manos mana la sangre redentora. Gabriel está contento; sonríe satisfecho, se aleja un poco para contemplar su obra cumbre, y oh portento! el Cristo habla; Hermenegildo oye las voces: “Dónde me habéis visto” y ve que su padre cae desplomado como herido por un rayo.
No tiene valor de volver la mirada al Cristo, que también yace en el suelo y de donde provienen las voces, y, corre al poblado a donde llega jadeante, sudoroso, excitado, a dar testimonio de lo que había visto y oído. La noticia vuela con la rapidez del viento. El cura, un español, se muestra escéptico, pere las autoridades encabezan a la muchedumbre que se encamina a la montaña de El Realejo. Llegan, penetran en la selva, casi inaccesible, y encuentran un cuadro macabro: un Cristo yacente, ensangrentado y un hombre muerto: Gabriel. Hay un silencio sepulcral, miedo, temor, dolor…
Ambos cadáveres fueron traídos separadamente a este pueblo bajo la consternación general.
Muchos se daban golpes de pecho y otros lloraban . .
Según, la tradición, a las tres de la tarde hizo su entrada la multitud con su preciosa carga.
Todos interrogaban a Hermenegildo, y éste ,decía, entre sollozos y lágrimas, que su padre había muerto porque el Señor le habló.
Hubo llanto en la casa de Gabriel, y en el pueblo se comentaba el portento al recibir aquel Cristo de que carecía y que la Providencia le enviaba en forma tan extraña.
Este Cristo milagroso, con tan bella leyenda, estuvo en poder de los indios durante muchas décadas y hasta en el año de 1938 por disposición superior pasó a la Iglesia de Nuestra Señora Santa Ana, donde hoy se conserva, pues antes los indios sólo lo prestaban para las ceremonias y procesión del Viernes Santo. Su color era de marfil oscuro, nunca fue retocado sino hasta el año de 1914, pero se observa que la pintura ha ido desapareciendo y que está recobrando su color primitivo.
Es así como la Iglesia de Nuestra Señora Santa Ana, presenta un tesoro de incalculable valor: Su Cristo del Viernes Santo. Esta sagrada imagen solo está expuesta a los ojos de los fieles un día del año. Permanece en el Santo Sepulcro debidamente guardado e invisible.
Indudablemente que la Providencia en sus altos designios, quiso dotar a la Iglesia de Nuestra Señora Santa Ana de una reliquia santificada por las propias palabras del Divino Redentor.
Hay que observar, que el 25 de marzo, en las primeras horas de la mañana, Gabriel concluyó su Obra, precisamente el día en que el ángel Gabriel anunciaba a la Virgen Santísima la encarnación. Y que Gabriel trabajaba en su escultura solo el día viernes, día en que Nuestro Señor fue crucificado consumando la obra de la redención humana.
A. Tijerino Morales.
Chinandega, mayo de 1939.

0 0 0

IGLESIA DE SAN ANTONIO CASA DE FRANCISCANOS - CHINANDEGA.

RELIGIOSIDAD CHINANDEGANA

Por: OSIRISMELISA | Creado: 30/06/2012 02:34 |

Esta edificación, al igual que los demás templos sufrió la fuerza sísmica que le trasmitiera el famoso temblor de 1885 por lo que se hizo que tuviera la edificación más amplia y en algún momento de la historia este templo adquirió un aire aristocrático ya que las bodas se celebraban con gran solemnidad entre las paredes de esta Iglesia, a partir de 1923 con la llegada de los franciscanos se reedifica totalmente y hoy en día podemos admirar en sus fachadas la integración de sus majestuosas torres en forma simétrica, su estilo gótico con naves centrales y laterales con techo arqueado al igual que la Capilla María Auxiliadora de Granada convierten a este templo es uno de los más bellos de Chinandega, su festividad se celebra con gran jubilo por los franciscanos y chinandeganos cada 13 de junio de cada año. Y con gran veneración los chinandeganos se congregan es este templo cada 1 de enero para acompañar a Jesús Sacramentado en el día de año Nuevo que conmemora la jornada mundial por la paz, es una de las procesiones más concurridas de la ciudad llamada también “Procesión de varones”.
LIC:OSIRISMELISA DAVILA

0 0 0

EL SAN PASCUAL BAILON DE LOS CHINANDEGANOS.

Por: OSIRISMELISA | Creado: 30/06/2012 02:26 | | #Cont:1

La danza de Los Mantudos tiene más de 50
años de existir, como parte de la celebración
de las fiestas tradicionales de San Pascual
Bailón, en el municipio de Chinandega, los
días 17 y 18 de mayo en el barrio El Calvario,
teniendo la comunidad la responsabilidad de
organizar la danza y participar directamente
como promesantes durante la vela y procesión
de San Pascual Bailón.
Existen varias versiones de promesantes
quienes manifiestan: “Bailamos por promesa
al santo que nos consiguió un milagro”, otros
lo hacen por tradición, unos por alegrar
la fiesta y los tradicionales Mantudos que
también son promesantes, tomados de licor,
que bailan frente al santo sin una coreografía
definida. Al son de los chicheros y con jucos
van diciendo coplas alusivas a la imagen o
dirigidas a ciertas personas para ridiculizarlas.
Entre otras formas de pagar promesas están
las de llegar hasta la imagen de San Pascual
Bailón de rodillas. Otros le dicen una oración
y continúan bailándole. Entre los que danzan
no hay un término de edad. La danza de Los
Mantudos es ejecutada principalmente por
hombres que utilizan máscaras para cubrirse
el rostro y mantenerse de incógnitos durante
la procesión. Danzas Tradicionales del Pacífico de Nicaragua
18
Características:
Durante la vela del Santo, los promesantes
bailan al son de los chicheros, sin tener pasos
establecidos en la danza. Existe una variedad
de pasos según el sentimiento de cada uno
de los promesantes o bailarines, el más común
es un balanceadito en forma de vals.
En la estructura de la danza existen siete
personajes de diablos que le bailan al santo,
es la representación de las siete legiones de
demonios que “tentaban” al santo como
parte del origen de esta danza.
Los personajes de esta danza están referidos
al Diablo Mayor y los Diablillos (seis diablillos);
el resto de Mantudos no tiene límite como
participantes, los cuales son miembros de la
comunidad.

Vestuario:
La vestimenta de Los Mantudos en su mayoría
no se ajusta a un patrón establecido sino que
influye en los diseños el gusto personal de
cada uno de los promesantes, al nivel de sus
ingresos económicos para comprar o adquirir
las prendas que necesitan. La condición
económica del Diablo Mayor, Máscara
negra, Diablillos y Máscara roja, les permite
usar máscaras bien acabadas, el resto son
con máscaras de viejos y viejas con facciones
“feas”.
Vestuario:
Manto o capote que cuelga por la espalda
hasta más debajo de las rodillas de color vivo
y adornado con piedras brillantes. Sombrero
de palma con una parte del ala recogida
hacia arriba (parte frontal) con un espejo; flores
y cintas en la parte de atrás. El sombrero va
forrado con tela de colores vivos. Calcetines
principalmente de color rojo, zapatos negros
o sandalias que son utilizadas por lo caliente
del suelo y por las pisadas que son recibidas
durante la procesión. Portan un juco con que
se acompañan las coplas; este es de una
nambira o jícara forrada con un pellejo en la 19
Danzas Tradicionales del Pacífico de Nicaragua
parte abierta y una varilla acerada al centro
del pellejo, chischil o sonaja que acompaña
al juco al momento de su ejecución.
Música:
La música es de chicheros que ejecutan el
“Son de San Pascual” en compás de 4/4 y la
“La Cucharita Panda” a compás de ¾. Los
instrumentos de esta banda son el bombo, el
redoblante y los platillos, la percusión y otros
instrumentos de vientos como: La trompeta,
el saxofón, el trombón, el clarinete y la tuba.
Los jucos acompañan las coplas al son de los
chicheros.

“COPLAS”
Señor San Pascual
Te bailo en este son (bis)
Mañana vamos a la procesión
A que nos eches tu bendición (bis)
Señor San Pascual
Te bailo en esta mesa (bis)
Yo todos los años
Pago mi promesa (bis)
Señor San Pascual
Te vengo a decir (bis)
Que hasta que me muera
Dejo de salir (bis)

Elemento de identidad cultural:
Esta manifestación es el hecho cultural más
importante como expresión danzaría que
le da identidad a las fiestas tradicionales
de San Pascual Bailón en Chinandega,
y se ha conservado a través de distintas
generaciones, la cual no ha desaparecido
bajo su contexto de origen, como es en una
celebración religiosa muy propia de la ciudad,
y que la comunidad se identifica plenamente
como expresión danzaría tradicional. El uso
del juco, como instrumento musical, le da
mucha importancia a la manifestación en
el acompañamiento a la hora de cantar o
recitar las coplas y danzar.

LIC:OSIRISMELISA DAVILA

Pgina [1 2 ]